El boom de los currys thailandeses y cómo aprender a prepararlos en casa

recetas

Originaria del sur de la India, la palabra curry define a salsas y estofados de casi cualquier bicho o vegetal, guisados con una mezcla de especias que suele incluir cosas como ají picante, anís estrellado, apio, azafrán, canela, cardamomo, cebolla seca, cilantro, clavo, comino, cúrcuma, jengibre, pimientas y tamarindo.

1

CURRY ROJO

Es la variedad más picante de las tres que se consiguen habitualmente en nuestro país. Y la más popular en Asia.

El color, como se podrán imaginar, viene de unos chiles rojos bastante intensos

2

CURRY VERDE

Bastante picante también, en algunos casos incluso más que el rojo.

En este caso, la base es una molienda de unos típicos chiles thailandeses, que suelen protagonizar hasta el 50% de la pasta y el clásico acompañamiento de ajo, echalote, ralladura de lima, pasta de langostino y demás

3

CURRY AMARILLO

El más suave de los tres, aunque igualmente tiene su picor.

 En su sabor y aromas recuerda mucho a los currys de la India y quizás sea el más recomendable para un paladar no iniciado.

Además de los de la India, la otra gran familia es la de los currys de Thailandia, donde cobran forma de pasta semi-húmeda y se relacionan íntimamente con la leche de coco, dando como resultado platos untuosos, con cierto dulzor y de un picante muy particular. 

Más contenido sobre recetas

entrar